Saltear al contenido principal

El 12 de mayo de 1897 Pere Comas, albañil, vecino de Mataró, pidió permiso al Ayuntamiento de Mataró para renovar totalmente las casas núm. 55 y 57 de la calle de Argentona, las dos casas que Joaquim Coll i Regàs había adquirido el año anterior. A pesar del texto de la solicitud de licencia, la obra consistía en el derribo de las dos casas existentes y la construcción de un edificio de nueva planta, como se aprecia expresamente en los planos del proyecto que acompañan la petición del permiso de obra.

Curiosamente, estos planos del proyecto son firmados por el arquitecto Antoni Gallissà (Barcelona, 1861-1903). No se conoce el porqué, a pesar de que quizás se podría relacionar con el pasado reciente de Puig i Cadafalch como arquitecto municipal de Mataró (1892-1896). Todo y esto, la autoría de Puig i Cadafalch como proyectista de la obra ha sido siempre manifiesta, y es confirmada en la monografía La oeuvre de Puig i Cadafalch editada en 1904 en Barcelona, que incluye la totalidad de la obra del arquitecto desde el inicio de su trabajo hasta el año 1904 ya mencionado.

El proyecto incluye un edificio de cuatro plantas, sótano, planta baja, primer piso y buhardillas, todo construido nuevamente. Los planos del proyecto comprenden la fachada, un esquema de la sección y las plantas baja y piso; no figuran ni la planta sótano, ni la planta de las buhardillas.

El planeamiento seguía la tradición de los casales de la burguesía urbana de Mataró, y en este sentido es el único casal construido a la ciudad en época modernista.

ilu_170517_108

JOAQUIM COLL I REGÀS

Nació en Mataró en 1855. Su padre y su abuelo Coll eran sastres. El abuelo materno Feliciano Regàs era fabricante.

Joaquim Coll i Regàs continuó la empresa de su abuelo y de sus tíos maternos que, a la vez, era sucesora de la creada al inicio del siglo XIX por el ingeniero Antoni Regàs i Borrell (Mataró, 1752-1837), quién inventó una máquina de hilar. La empresa se inició en la calle de Molas 9, después pasó a la plaza de Cuba, esquina con la calle de la Unión, y más adelante se trasladó a unos edificios de nueva planta a la calle de la Merced, actualmente calle Real, junto a la avenida Recoder, que también tenían un cuerpo edificado en la calle de Churruca. La fábrica Coll i Regàs tenía el nombre comercial de Sobrino de Antonio Regàs.

El año 1880, Joaquim Coll i Regàs se casó en la iglesia de Sant Josep con Magdalena Surià i Prados. Entre los años 1882 y 1889, el matrimonio tuvo seis hijos.

Y decidió de construir una casa familiar. Por eso, en 1896 compró dos casas en la calle de Argentona e inmediatamente edificó la suya de nueva planta de acuerdo con el proyecto redactado por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch, que quedó terminada en 1898.

Instalada la familia Coll en la nueva casa, no tuvo mucho suerte. Primero murió la madre y Joaquim Coll se casó en segundas nupcias con Dolors Jaumandreu i Frigola. Y muy pronto, en 1903, quedó afectado de una enfermedad mental que lo incapacitó. Murió en Barcelona en 1904.

puig-i-cadafalch

JOSEP PUIG I CADAFALCH

Empezó a trabajar como arquitecto tanto en Mataró como Barcelona. Fue arquitecto municipal de Mataró entre 1892 y 1896. Como arquitecto municipal cuidó de la urbanización de muchas calles y modificó, modernizó y amplió la red de cloacas, muchas de las cuales están hoy, más de cien años después, en perfecto estado de uso y mantenimiento. Con el médico Viladevall había redactado el trabajo Memoria sobre el estado sanitario de la ciudad de Mataró, en el cual se demostraba que el mal estado, o la no existencia de cloacas, era la causa de los muchos problemas sanitarios mataronenses. Reformó el Salón de Sesiones del Ayuntamiento y completó su techado. Ejecutó el edificio del Rengle de las paradas de la plaza Gran, proyectado por su antecesor el arquitecto Emili Cabañas, diseñando una nueva cubierta. Construye el edificio de la Beneficencia de la calle de Sant Josep.

En la misma época, proyectó y ejecutó varias obras de iniciativa privada. La primera, la Casa Sisternes (1891), en la calle de Sant Simó, esquina con las Espenyes. También la tienda de Can Palomer o La Confianza (1894), en la plaza Xica, y la Casa Parera (1894) en la calle Nou.

En Mataró, después de haber dejado el cargo de arquitecto municipal, proyectará la Casa Coll i Regàs (1898) en la calle de Argentona. Y en Argentona su propia casa (1897-1905), can Garí del Cros (1897) y la capilla del Sacramento de la iglesia parroquial de Sant Julià.

Durante el tiempo que trabajó en Mataró, participó en todas las empresas culturales y artísticas de la ciudad. Colaboró en la fundación de la biblioteca pública municipal. Fue miembro fundador de la Asociación Artístico Arqueológica y diseñó el estandarte que la asociación ofreció al monasterio de Ripoll cuando la restauración. Cuidó de la instalación del primer Museo de Mataró situado en los bajos del desaparecido edificio de la Escuela de Artes y Oficios.

También trabajó intensamente en Barcelona. El año 1892 proyectó la tienda de la Joyería Macià, en la calle de Ferran, su primera obra barcelonesa, hoy desaparecida. Y construyó muchas casas emblemáticas al nuevo ensanche barcelonés, la Casa Amatller (1900) en el paseo de Gràcia, la Casa Macaya (1904), hoy centro cultural de La Caixa, en el paseo de San Juan, la Casa Trinxet (1904), desaparecida, en la calle de Córcega, la Casa de las Pinchas (1905) a la avenida Diagonal, la Casa Sierra (1907) a la rambla de Cataluña, ahora suyo de la Diputación de Barcelona. Y también la Casa de los Quatre Gats (1897), en la calle de Montsió, y la Cruz del quinto misterio de dolor del Rosario Monumental de Montserrat, con la colaboración del escultor Josep Llimona. El año 1913 construyó la fábrica Casarramona, en Montjuic, ahora sede de la obra cultural de La Caixa.

Puig i Cadafalch murió en Barcelona el 22 de diciembre de 1956, a los ochenta y nueve años. Por propia voluntad fue enterrado en Mataró, el día de Navidad por la mañana, en el nicho familiar del cementerio de los Caputxins.

Volver arriba